2018, un año con muchos aprendizajes

49674003_607676019662596_1304173012773240832_n

El 2018 fue un año lleno de bendiciones pero también de retos y aprendizajes de vida, que en algunos casos me llegaron de formas inesperadas o duras. Hoy, reflexionando sobre lo que me dejó, estoy muy agradecida a pesar de que no todo fue  de color de rosa, porque gracias a todo lo que pasó, me hice una mujer más fuerte, independiente y sobre todo valiente para luchar por mi sueños y tomar mis propias decisiones, a conocerme y confiar en mi misma.

La partida de Vany, mi perrita labrador, fue muy dolorosa, lloré como una loca, pero me enseñó a vivir un duelo como debe ser, dejarme sentir sin bloquear mis sentimientos y muy importante fue mi maestra del amor incondicional. Así empezó el año con esa locura y tragedia, pero aunque haya sido algo durísimo para mi, aprendí a soltar el control y aceptar la voluntad de Dios/Ser Superior, muchas veces por más que quiera uno manejar cada detalle o situación, no se puede, en vez de eso, suelta y entrégaselo al Universo, porque todo tiene una lección o bendición escondida y es nuestra tarea descubrirla.

No todo fue tragedia, en marzo fue el estreno del musical “Jesucristo Superestrella” , una obra que fue un gran reto para mí, la danza para mi lo es todo, es mi principal terapia, me conecto conmigo misma y mis emociones, entre ellas, el dolor de la pérdida. Al principio pensé en salirme, pero seguí adelante y vencí mis miedos.

Confié plenamente en mi y en lo que me hacía sentir la danza, me ayudó muchísimo a canalizar todo lo que traía de tristeza y dolor y lo convertí en felicidad y alegría. Quise concentrarme en una sola pasión por así decirlo, mientras estaba en ensayos dejé a un lado el running, claro que lo extrañaba, tanto que hasta soñaba con eso haha, pero quería que mi 100% fuera bailando y no estresarme por no cumplir en ninguna, eso también me ayudó a disfrutar cada ensayo sin presiones y sobretodo dar lo máximo siempre.

FB_IMG_1521517354818[1]

Al terminar el musical, ahora sí pude regresar a entrenar para el 15k GIS y 21k Coahuila, amé cada momento y cada kilómetro que pasaba corriendo, en esas carreras descubrí de lo que soy capaz, aprendí a trabajar en mi, a creer en mi y confiar en lo que puedo lograr, en conocer mi cuerpo y concentrarme en mi potencial, cuando te preparas de esa manera, puedes llegar muy lejos, y claro, confirmé que es una pasión que no puedo dejar de hacer, que me llena muchísimo.

 

Al terminarlas carreras, Bsalavida cumplía un año y quería hacer algo para celebrarlo de forma especial, algo que pudiera permitirme  compartir  de alguna manera lo que me ha ayudado a mí la danza a ser feliz y crecer en todos los aspectos de mi vida, quería hacer partícipe a la gente seguidora de la página, que experimentaran ellos mismos lo que era bailar y al mismo tiempo sanar las emociones y vivir todo lo que te puede dejar la danza.

Así que el 2018 también me trajo la bendición de atreverme a organizar un taller de danza con los 4 elementos, no era fácil hacerlo, pero me arriesgué y agradezco enormemente a las personas que hicieron posible los 4 módulos y a las personas que asistieron a cada uno de ellos y que pudieron danzar, celebrar y mejorar su vida, poder aportar un granito de arena me llena muchísimo.

Además fue otra forma de celebrar mis 31 años de vida, en Septiembre, desde otra perspectiva, con mucho crecimiento espiritual y personal, acompañada de muchas personas con gran corazón.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Octubre fue otro mes duro y muy fuerte, como les decía anteriormente, Vany me enseñó el amor pero también a vivir un duelo, me estaba preparando para la partida de mi tía Licha, aún me es muy difícil de escribir, pero la enseñanza era aún mayor, su misión estaba completa, y nuestra tarea como familia era aprender a desapegarnos, despedirnos con amor y no con enojo, soltarla, liberarla y dejarla volar, esa es una tarea muy fuerte, que yo creo que todos los que han pasado por una pérdida saben de lo que me refiero.

IMG_20181018_105301_088

Es difícil aprender a vivir con su ausencia y seguir adelante con alegría, pero ese es el punto, hacerlo, y así como ella sonreía a pesar del dolor y encontraba la manera de hacernos reír a todos con alguna broma, así nosotros tenemos que hacerlo también, vivir la vida disfrutando cada segundo, porque los ausentes no se van, sino que se quedan en nuestros corazones por siempre. Por esta razón, le dediqué un 10k “Fuertes contra el Cáncer” haciendo lo que me encanta pero con un significado especial.

IMG-20181028-WA0007

Noviembre definitivamente fue mi mes, en especial el día 13, nunca lo voy a olvidar, un sueño que creía muy lejano llegó cuando menos lo esperaba, ese día mi carro nuevo llegó a mi vida. Tenía muchos planes en mi cabeza, viajes, diplomados, departamento nuevo y al final de la lista estaba el carro. A veces nos aferramos a las cosas y por más que el Universo nos manda señales que no es por ahí no las captamos, seguimos de tercos queriendo hacer nuestra voluntad, y no es de que sea malo, sino simplemente no era el momento de hacerlo.

Llevaba mucho tiempo queriendo independizarme pero no encontraba el lugar perfecto, le veía peros por todos lados y el diplomado y el viaje se complicaban cada vez más, así que decidí cambiar el rumbo e intentar con el auto.

Y sí, efectivamente, era el camino correcto, todo se empezó a acomodar muy fácil, y cuando menos pensé ya estaba en la agencia para recogerlo y salir con él. No les miento, lloré mucho cuando me lo entregaron, no lo podía creer, para mí era como la cereza del pastel, todo un año de trabajar en mi persona, de visualizar y manifestar, nada fue fácil, pero cuando confías plenamente en Dios y eliges el amor y la armonía, tu vibración sube y todo empieza a fluir, ahí es cuando permites que los milagros sucedan.

El cierre del año fue diferente esta vez, nada de fiesta sino más convivencia familiar, en medio de la Sierra de Arteaga en Coahuila, rodeada de la naturaleza, qué mejor manera de renovar la energía, alejados de la ciudad y del ruido, el lugar perfecto para dar gracias por cada situación que me tocó y me hizo crecer, por cada persona que entró a mi vida, así como los que se fueron. Todos me dejaron una lección y fueron mis maestros de vida. Sobretodo agradezco al universo por mi familia, que a pesar de las altas y bajas, somos muy bendecidos porque estamos unidos y llenos de mucho amor.

Hoy doy la bienvenida al 2019 y a todos los regalos del Universo que llegan a mi vida.

Les deseo un año nuevo lleno de mucha felicidad, nunca dejen de hacer lo que aman, vivan con pasión, permítanse sentir, pero lo más importante, ¡celebren la vida todos los días!

Besos a todos!

Claudia 🙂

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s